4. Aún Otra Noche de Insomnio.

044 – ♥10

Uno no debe decir que está cansado, ya que eso significa pasar las responsabilidades de uno a otra persona, o eso me digo. Si te sientes cansado, deberías decir que necesitas descansar, y luego continuar lo que sea que estés haciendo una vez que hayas descansado lo suficiente.

Eso fue lo que mi amable abuela me había enseñado.

No, no debería usar el tiempo pasado. Mi abuela todavía está viva y bien.

Nunca olvidé este consejo. Pero supongo que está bien ya que me susurro sola a mí misma en mi habitación por la noche. Ahora mismo me siento un poco cansada.

He confiado en Irisu-san para que nos ayude a vender copias de la antología, y también he logrado que el Club de Carteles de Noticias le dé una mención al Club de Clásicos en su informe. Entonces, aunque no fue en vano, por alguna razón, me sentí abrumada por algo al regresar a la sala del club.Leer más »

Anuncios

3-3 El Incidente “Juumoji”

037 – ♠10

Abrí mi caja de almuerzo mientras escuchaba la transmisión en vivo del Club de Emisión de Radio.

¿Qué clase de día es hoy? Yo diría que fue uno de esos días cuando mi hermana decidía hacer mi caja de almuerzo. Debería estar dando las gracias por la comida. Estoy recibiendo, pero ¿qué pasa con este plato de apariencia étnica compuesto de soja picante y pollo frito cubierto de yogur? Los granos de arroz en este Nasi Goreng parecían más grandes que el arroz que normalmente tengo. ¿De dónde sacó esto?

La puerta estaba cerrada durante la hora del almuerzo. Este aspecto étnico en la caja de almuerzo seguro se veía bien. Supongo que me tomo mi tiempo disfrutando de esto.

“Heya.”

Al abrir la puerta, Satoshi entró, seguido por Chitanda e Ibara.

“Hicieron un gran trabajo allí, chicos” dije, señalando hacia arriba, o mejor dicho, hacia la emisión de radio de los altavoces.

Hace un tiempo, estaban haciendo una entrevista con El Club de Cocina.

“Esa fue una competencia de alta calidad, ¿no?”Leer más »

Por cierto.

Hola chicos.

Primero, quería comentarles algo importante.

El martes 19 de Septiembre del 2017,  a la 1:13 pm hora centro de México, un sismo de 7.1 grados sacudió la CDMX, Oaxaca, Puebla y Morelos. Muchos edificios y casas se derrumbaron, hubo muchos muertos y heridos, personas y mascotas desaparecidas. La ciudad -que es donde yo vivo- se volvió un caos.

En el año 1985 un sismo aún más fuerte derrumbó cientos de edificios más igual en mi ciudad, EN EL MISMO 19 DE SEPTIEMBRE.

Durante día y medio no tuvimos luz ni comunicación telefónica, en mi colonia no hubo daños en las construcciones ni viviendas y todas las personas estaban en la calle, sentadas en las banquetas pues tenían miedo de regresar adentro y que su edificio se callera. Mi mamá y yo escuchábamos la radio desde el auto pues sólo eso funcionaba.

Mi colonia no salió afectada pero vivo a 10 minutos de donde centros comerciales, plazas, condominios y una escuela se derrumbó. Mi novio vive muy cerca de allí, a él le tardó aún más tiempo en recuperar la conexión así que me arranqué bastante cabello hasta que supe que estaba bien y a salvo.

El trabajo de años en segundos se vino abajo.

Pero por primera vez en mi vida (y hablo tal vez por todas las personas de 35 años hacia abajo) presencié a toda la ciudad unida por un fin en común. Puede sonar muy estúpido, pero vivo en un país en el que eso es imposible. Sin entrar en temas de política, nunca en mi vida había visto a personas de casi todas las edades en la calle ayudando a sacar personas atrapadas, estudiantes-trabajadores-adultos mayores sacando escombros en cadenas de manos, formando centros de acopios y distribuían artículos de primera necesidad a los lugares de derrumbe y los albergues que se fueron formando para las personas afectadas. Gente donando comida envasada y preparada para los rescatistas (que hacían jornadas muy largas voluntariamente), locales de comida regalando su mercancía, ferreterías donando picos, palas, cascos, guantes, cubre bocas para que más gente pudiera ayudar, mensajeros en auto, motocicletas y bicicletas llevando los medicamentos urgentes a diferentes puntos. Y así puedo seguir líneas y líneas. Lo más extraordinario fue cuando aparecieron los anuncios de “ESTAMOS COMPLETOS, YA NO NECESITAMOS VOLUNTARIOS.” “NOS SOBRA AGUA/COMIDA/ARTÍCULOS DE HIGIENE”. Nos sobra. Gracias a la donación y voluntariado ciudadano, nos pusimos en pie y en marcha.

Durante dos semanas mi país me hizo sentir muy orgullosa de ser mexicana.

En ese lapso de tiempo la mayoría vivimos con miedo a dormir por las noches pues las replicas podían ser igual de fuertes. Mi mamá y yo nos pasábamos los días enteros con las noticias y contactando a las diferentes personas con quienes no pudimos hablar el primer día. Nos acostábamos muy tarde y nos levantábamos muy temprano. A la menor vibración del suelo salíamos corriendo. Y aunque te vas calmando con el tiempo es algo con lo que sí fui lidiando.

Cuando las cosas se fueron calmando y los albergues se fueron estableciendo y llenando, fue cuando tome la decisión de donar mis juguetes y libros a los niños que actualmente vivían en los albergues. Los libros fue un tema porque desde los 6 años mantengo mis libros cuidados y almacenados y soy muy quisquillosa en ese sentido. No los presto, no los regalo, no te dejo ni que los toques. Así que fueron muuuchos los que saque. Los juguetes fue otro asunto, porque la mitad de los peluches que lleve fueron regalos de mi novio, al cual le tuve que pedir permiso llorando para donarlos. Llorando porque muy en el fondo no quería regalarlos, eran una muestra física de lo mucho que él me ama y los momentos espontáneos en los que aparece con un peluche para hacerme feliz.  Sin embargo, él me dijo algo que me hace amarlo aún más: “Cuando estás muy triste bajas a Caramelo de la repisa y duerme contigo. Los demás peluches pueden hacer lo mismo con otros niños. No tenías que pedirme permiso.”
Y así como yo, cuando llegué al albergue con mis bolsas de juguetes, colores, crayolas y libros, vi a niños menores de 10 años con sus papás llevando a donar también sus juguetes, me convencí que esa es la forma de sensibilizar y conscientizar a las generaciones más jóvenes. Las cosas materiales van y vienen, me decía mi mamá. Y como decimos en México “Hoy por ti, mañana por mí”.

Mirando ahora hacia atrás, pasamos  por días de estrés y miedo que aún estoy intentando controlar y lidiar. Todavía me da miedo dormir profundo y que no logre bajar todas las escaleras de mi casa para salir. Tengo tenis de meter fácil preparados junto a la cama y una mochila de vida justo en la entrada por si algo llegase a ocurrir. Hace dos días me dí cuenta que no había reparado en el capítulo que tenía traduciendo y del tremendo hiatus que les habría metido (de nuevo) si en mi casa hubiésemos sufrido daños. No lo creía pero la vida si se puede escapar en sólo parpadeos. Normalmente soy una persona muy reservada y un poco seca con la familia y amigos (no en mal plan) pero situaciones como estas me sirven como llamadas de atención; no hay razones válidas para no hacerles saber a los tuyos que los quieres.

(Suspiro)

Con todo esto dicho; estoy bien. Por ahora. Y lista para trabajar.

3-2. Fuego Salvaje.

029 – ♥07

Como mi cabello largo estaba en el camino, lo tenía atado en la parte posterior de mi cabeza.

Siempre me había preguntado por qué El Club de Cocina tiene un “El” como parte de su nombre.

Esa pregunta fue contestada inmediatamente por su presidente.

“Algo desafortunado sucedió con el viejo Club de Cocina, lo que llevó a su disolución, así que nos volvimos a registrar bajo este nuevo nombre”.

Parece que han pasado por mucho.

Habiendo sido invitada por Fukube-san, ahora participaba en el torneo de El Club de Cocina “Fuego Salvaje”. Si bien tiene un nombre extraño para un torneo, al participar, uno entendía rápidamente por qué se utilizó ese nombre. El torneo Fuego Salvaje no tiene lugar en la sala de Economía Doméstica, sino fuera en la pista del campo.

Las mesas que formaban los mostradores improvisados ​​de la cocina eran bastante estrechas, y el uso del agua debía ser limitado. El fuego para cocinar era proporcionado por las estufas de dos patas en cada contador… Es ciertamente extraño en aspecto, pero por otra parte, también significó que cualquier observador inmediatamente sabría cuáles eran.

Además, como este torneo implica equipos de tres personas…

“Mayaka-san seguro está atrasada.”Leer más »

3-1 El Paisaje de la Mañana.

023 – ♦05

 

Ashes at Dusk  (“Cenizas en la Oscuridad“) fue un manga de 30 páginas que contiene tres cuentos. A pesar de su título que suena mórbido, en realidad viene del verso bien conocido de Rennyo: “Podemos tener caras radiantes en la mañana, pero por la tarde podemos convertirnos en cenizas blancas.”

El tema general de estos cuentos es su énfasis en la impermanencia abstracta de la vida. Tomando lugar en un telón de fondo clásico de estilo Showa, la historia describe una historia bastante triste. Dicho esto, el manga no se complace en el sentir retro, en realidad se centra en el amor platónico de las chicas de la escuela secundaria, así que también fue rico en entretenimiento.

Como estudiante de tercer año de secundaria, me sentí sin palabras cuando vi y compré esto por un capricho mientras visitaba el Festival Cultural de la Preparatoria Kamiyama. Aunque no había nada especial en el tema, se sentía intensamente viva para mí.

Una historia única que se desarrolla junto con su rico diálogo, es apoyado por obras de arte sensibles, que parecía algo de un teatro kabuki. En ciertos puntos fundamentales de la trama, el arte daría un efecto surrealista. Si tengo que enumerar una obra, sin importar si es comercial o no, que deje una impresión en mí, entonces tiene que ser Ashes at Dusk.Leer más »

2-3 Aún Otra Tormenta

020 – ♦04

Originalmente había querido mantener un perfil bajo.

No tenía la intención de entrar en una discusión con nadie.

Todo empezó cuando Kouchi-sempai le dijo al presidente Yuasa que el flujo de clientes empezaba a disminuir, “Bueno, resulta que fue un error vender cosas tan sencillas después de todo. Nadie está llegando, pero no es demasiado tarde para cambiar esto y darle la vuelta. Debemos tener un cartel con un personaje de anime fuera. Ya que estamos todos muy libres de todos modos, no nos llevaría mucho tiempo dibujar uno.”

No creí que la razón por la que había tan pocos clientes era lo que ella dijo. La antología se vendía bastante bien. Sin embargo, era cierto que el puesto estaba lejos de estar vivo, no importa lo positivo que trato de ver las cosas. No estaba particularmente en contra de la idea de dibujar un cartel con un personaje de anime con el fin de atraer a los clientes; por lo menos es mejor que vestirse con un cosplay escaso para atraer a los chicos.Leer más »

2-2 Concurso de Preguntas. (Parte 2)

018 – ♥04

“Ya a la venta en el Salón de Geología en el cuarto piso del Bloque Especial ¡con muy buenas críticas!”

¿Ehh? ¿Estamos recibiendo críticas muy favorables ya?

Y-yo ni siquiera lo sé.

Esto es fantástico. Tengo esperanza en el futuro.

Se oía un rugido de excitación desde la dirección del patio. Gracias a la forma suave de hablar de Fukube-san, la multitud parece haber sido movida un poco por sus palabras. A pesar de que sonaba como si hubiera podido seguir adelante, en poco tiempo, el torneo de preguntas comenzó cuando oí una voz que anunciaba su comienzo. Rezo por tu éxito, Fukube-san.

Debo dar lo mejor de mí también.Leer más »